Blogia
L a P e d r @ d a

Fraile y la Italia que ama a Cuba.

Fraile y la Italia que ama a Cuba. Percy Francisco Alvarado Godoy (Fraile)

Hace unos días, a raíz de la publicación de mi artículo titulado "Unos pocos fascistas italianos apuestan por la deshonrosa causa de atacar a Cuba", aparecido en varios sitios web, y en el que pongo al desnudo la participación de los grupos de derecha italianos agrupados en la coalición de gobierno en los ataques contra la Isla y su Revolución, recibí un e-mail totalmente agresivo y cargado de falsedades, proveniente de los miembros de una llamada Unione per la Libertad a Cuba, un pequeño grupúsculo de gusanos de origen cubano, dependiente de los favores de Berlusconi, Gianfranco Fini y de sus secuaces de Acción Joven y Acción Universitaria.

Fueron estos apátridas, entre los cuales se encuentran Carlos Enrique Carralero Almaguer, Leonardo Pupo Bellot, Adrián Menéndez Bellot y Joel Yoannis Rodríguez Riverón, los que han sido vistos en diversas provocaciones contra la embajada cubana en Roma y en la distribución de panfletos a turistas que se dirigen a Cuba en el Aeropuerto de Fumiscino.

Firmado por Joel Rodríguez Riverón, el provocativo mensaje lanza injurias y falsedades tales como acusar al gobierno cubano de encerrar a los hijos de los "disidentes" en sanatorios donde se encuentran enfermos de SIDA, así como las mismas y gastadas mentiras, esgrimidas por la Unión Europea, el gobierno norteamericano y los mafiosos de Miami, sobre supuestas violaciones de los derechos humanos en Cuba, miles de juicios sumarios y fusilamientos, etc., etc. De la misma forma, este vocero del minúsculo grupo de gusanos a la romana, hace un panegírico del fascista Fini, dirigente de la ultraderechista Alianza Nacional italiana, y trata de endilgarle a organizaciones cubanas como los CDR y la UJC diversas similitudes con los viejos órganos usados por el Duce en Italia. Ni los jóvenes comunistas cubanos se parecen a las balillas, ni los CDR a los capoedifecio de Mussolini. Busque usted mejor, señor defensor del fascismo, otras cosas que inventar, pues esas mentiras urdidas por sus jefes no hacen mella ni en mí, ni tampoco en los que aman a Cuba.

Cuando no había desaparecido aún de mi boca el sabor amargo por esta repugnante carta, me vinieron de la Italia querida y respetada otros mensajes más reconfortantes que me hicieron pensar, sin lugar a dudas, que estos detractores de Cuba están destinados a perder también en la península itálica y donde existan hombres justos y amantes de la verdad.

El primero de ellos era del traductor de mi libro, "Confesiones de Fraile", publicado recientemente en Italia por Edizioni Achab, Carlo Bató. Este amigo me decía, usando un lenguaje cercano y amistoso: "…nos conocimos, aunque usted no lo sabe, en las frías madrugadas del marzo italiano, cuando empecé a traducir, para Edizioni Achab, de mi amigo Paolo Rossignoli, su libro "Confesiones de Fraile". De vez en cuando miraba la fotografía de usted y pensaba en la importancia del trabajo de hombres sencillos en defensa de la revolución que yo amo tanto. Los relatos de Fraile han fortalecido mi convicción de que la revolución es fuerte y, como dijo el compañero Salvador Allende, la historia es nuestra y la hacen los pueblos, no los traidores ni los asesinos que esperan que las revoluciones terminen para hacer lo que quieren en la más absoluta impunidad".

Otro italiano digno, el doctor Gianfranco Ginestri, vecino de Bologna, me decía en un breve pero hermoso mensaje: "QUERIDO FRAILE: soy italiano de 60 años. Para mí la Revolución Cubana es un faro de vida por toda la vida".

Entonces, amigo lector, supe que Cuba realmente también era amada sinceramente por muchos italianos, capaces de sacrificarlo todo en aras de ofrecerle al hermano cubano hasta su propia sangre, de ser necesario. Estos hombres y mujeres de la querida Italia, diputados, dirigentes políticos, artistas e intelectuales, obreros y campesinos, estudiantes y amas de casa, jubilados y jóvenes, llevan a Cuba en el corazón como una de las prendas y motivos más amados. Por ella salen a las calles de Roma y de diversas ciudades italianas, portando banderas cubanas e italianas, otras rojas como su propia sangre, a denunciar el crimen de aislar a Cuba. Se les ve, combativos y firmes, en recorrer largas avenidas y concentrarse en plazas para esgrimir su verdad solidaria y su fe en la justicia.

Fueron estos italianos los que en Noviembre del 2002 fundaron en Roma el Comité Nacional Italiano por la Liberación de los Cinco Héroes Prisioneros del Imperio. Integrado por diversas asociaciones políticas y de solidaridad, así como personas incorporadas a título individual, se encarga de denunciar la situación injusta de estos compañeros y reclaman su urgente liberación. Constituido en La Villeta y con el apoyo de la Asociación de Amistad Italia-Cuba, sus integrantes se plantearon acciones concretas a favor de Cuba y de sus héroes. Allí se dejaron escuchar las voces encendidas de fervor solidario de los amigos entrañables de Cuba, entre las que se destacaron las de Biagio Minnucci, diputado y consejero de la región de Lazio; Luciano Iacobino, presidente de la Asociación de La Villetta; Massimo Nevola, sacerdote jesuita; Raúl Mordenti, filósofo y profesor de la Universidad Roma-2; el teólogo Giulio Girardi y Franco Forconi, miembro del Directivo Nacional de la Asociación de Amistad Italia-Cuba. Tuvo este Comité el honor de ser el número 84 de los constituidos en esos momentos a lo largo de 48 países.

En franco batallar a favor de Cuba, en abril de este año se reunieron más de cien amigos de Cuba, en un maravilloso acto de solidaridad en la Embajada cubana en Roma. Junto a voces cubanas, estuvo la voz solidaria de Italia, esta vez representada por Roberto Foresti, presidente nacional de la Asociación de Amistad Italia-Cuba, y de Biagio Minucci, presidente de La Villeta.

Fue junio, sin embargo, un mes de pletórica solidaridad con Cuba. Estos festejos nacionales se iniciaron con un grupo de conciertos interpretados por el grupo musical bayamés Enhorabuena, bajo el auspicio de ARCI-CUBA y de la Asociación de Amistad Italia-Cuba de Savona. Todo el noroeste italiano vibró con la música cubana y con los urgentes llamados de solidaridad con la Isla y con sus Cinco Héroes detenidos injustamente en cárceles norteamericanas. Días después, esta vez en Roma y en el marco de la fiesta de L´Unitá, donde el Círculo Roma Centro de la Asociación de Amistad Italia-Cuba erigió un stand para divulgar la realidad cubana y ofrecer amplio apoyo solidario a la Isla.

Tal vez la más significativa de las muestras de solidaridad con Cuba tuvo lugar el 28 de junio cuando miles de personas manifestaron en la céntrica plaza romana de Farnese para patentizar su apoyo a la Revolución Cubana. Llegados de lejanas regiones y de la propia Roma, millares de italianos mostraron al mundo que los hombres honestos de ese pueblo no comparten la política anticubana del gobierno de Silvio Berlusconi, ni su complicidad con las fuerzas reaccionarias dentro de la Unión Europea y con el gobierno yanqui. Fueron seis largas y combativas de amor a Cuba y a su pueblo; horas de solidaridad y compromiso; horas de verdad y de justicia. Nunca brilló más alto la pureza del corazón de Italia que en ese día.

No hace mucho, también, cuando se arreciaban las presiones del gobierno norteamericano contra Cuba, en noviembre de este año, se reunieron en la ciudad de Arcore, cercana a Milán, decenas de militantes solidarios con Cuba para condenar la política anticubana de Berlusconi. En la propia ciudad donde el Primer Ministro tiene una de sus residencias, se levantó la voz del pueblo italiano a favor de sus amigos cubanos.

Fueron largas horas de discusiones en busca de cómo aumentar la lucha solidaria y denunciar el aislamiento contra Cuba y la complicidad del gobierno italiano en el mismo.

Arcore sintió vibrar la voz de muchos, entre los que se destacaron el profesor Raúl Mordenti; Iacopo Vernier, responsable de las Relaciones Internacionales del Partido de los Comunistas Italianos; Claudio Gras y Bruno Steri, del Partido de la Refundación Comunista; Gioacchino Colangeli, humilde e incansable luchador solidario con Cuba; así como muchos otros amigos de la Isla.

Tres grandes compromisos salieron del Seminario de Arcore:

· Realización en la primavera venidera (2004) de una manifestación a favor de Cuba frente al Parlamento Europeo.

· Reforzamiento de las acciones para mantener los proyectos de cooperación con las ciudades cubanas.

Muestra de ello es la encomiable y solidaria labor de Rodolfo Dal Pane, integrante de la Asociación de Amistad Italia-Cuba, quien ha gestionado y entregado dos contenedores de ayuda a escuelas e instituciones sociales en Sancti Spíritus.

· Incrementar la movilización a favor de Cuba y, de manera particular y especial, por la liberación de Antonio, René, Fernando, Gerardo Y Ramón.

Mucho han hecho los italianos por Cuba y su gesto solidario merece la mayor admiración de los que, como yo, amamos a esta Isla. Por ello, cuando se acerca el 45 Aniversario del Triunfo de la Revolución Cubana, no puedo menos que reconocer que este triunfo y esta victoria también les pertenece a ellos.

Le pertenece, sin dudas, a mi amiga fraterna Serena Bertolucci, de AsíCubaUmbría- Asociación Internacionalista con Cuba, quien ante mi reclamo me expresó, con palabras sencillas, directas y justas, su sentir por la Revolución Cubana:

"¿Que ha significado para mi la Revolución cubana?"

"Ante todo, la prueba concreta de lo que significa "socialismo": para los que se criaron leyendo libros, cultivando lo largo de su propia vida las ideas de que toda la injusticia del mundo tenía que ser aplastada por las inteligencias y los corazones de la humanidad, que teníamos que ser capaces de volver a ser humanos, hermanos, solidarios, honestos, etc., .etc., para los que pasaron años con ese ciclón de sentimientos y reflexiones en las cabezas, es asombroso ver, escuchar, tocar con la mano cuántas cosas puede hacer el socialismo; cuánto es grande esa palabra, ese mundo de ideas; cuánto ancho, hasta dónde puede llegar el desarrollo de la inteligencia humana. A cualquiera de nosotros, criados en el mundo capitalista, se le puede preguntar: ¿que es el socialismo? y cualquiera contestaría con ideas generales, sencillas, casi boberías. NADIE SABE LO QUE PUEDE SER REALMENTE EL SOCIALISMO HASTA QUE NO SE ENSUCIA LAS MANOS EN SU CONSTRUCCION; hasta que no empieza a mirar CUALQUIER COSA de la vida diaria -no sólo las grandes cosas- desde otro punto de vista, desde el socialismo, con el esfuerzo de la inteligencia, de la creatividad que hace falta para REVOLUCIONARLO TODO."

"En Cuba aprendí cuán grande es el proyecto socialista."

"Y en el marco de esa envergadura, me di cuenta que cada cual, en cualquier lugar, tiene su tarea, tiene que enfrentar su capacidad de ser coherente: NO ES SOCIALISTA dejar que sean los demás los que luchan para defender ideas que son las mismas que las nuestras; que sean los cubanos los que tienen que seguir con las banderas en las manos... y nosotros sencillamente seguir haciendo "los socialistas" que votan cada rato marcando una cruz sobre la misma bandera. Si tenemos el mismo proyecto, la defensa que Cuba -desde siempre y más desde el 1990- hace del socialismo, del suyo y del derecho del mundo a lograrlo, tiene que ser también MI LUCHA. No me puedo conformar con decirles "bravo" a los cubanos y seguir sentada esperando."

"Esto también Cuba me lo enseñó: coherencia y dedicación honesta, de pocas declaraciones y de mucho hacer diario; de CALLADO trabajo."

"Una vez más, ¡Gracias Cuba!"

Serena lo sabe bien. El destino del Socialismo en el mundo depende de salvar a Cuba y hace, día tras día, lo correcto: luchar por la Cuba hermana y solidaria.

Le pertenece también este 45 Aniversario de victorias a mi amigo Aldo Galvagno, responsable del Portal italiano "Sí por Cuba". Con palabras precisas y honestas me expresó en un mensaje su amor y admiración hacia Cuba. Aldo dijo esta vez desde lo profundo de su corazón solidario:

"No soy un político, un técnico de la comunicación. Prefiero considerarme a un simple espectador - a veces activo - que vive su vida con conciencia. Este es un preámbulo necesario que decir, en cuánto dejo a otras personas, indudablemente más calificadas, hablar cualquier a cosa sobre lo que ha sido la Revolución cubana. "

"Puedo escribir, sin embargo, lo que siento por la Revolución Cubana, con la que he convivido, aunque geográficamente muy lejano de ella. La Revolución es un sueño casi realizado. El DAVID que derrota a GOLIAT con la fuerza de un pueblo orgulloso de ser el mismo. La Revolución cubana ha demostrado y está demostrando, cuánto puede ser posible variar ciertos equilibrios. Como todas las acciones de masa, sobre todo si son de larga duración, no es eximida de errores de valoraciones y de pasos falsos. Pero el solo hecho de seguir existiendo tras 45 años y de crear objetivas molestias a nuestros enemigos, significa que la Revolución cubana todavía es viva y útil. »

« Poco importa si el fenómeno es estrechado geográficamente en la isla de Cuba, aunque conocemos las innumerables acciones de internacionalismo que en el curso de estos años, ha desarrollado Cuba por el mundo. El efecto más importante del sentido revolucionario es justo el mensaje que logra todavía transmitir después de que muchas situaciones sociales, económicas y políticas se han transformado irreversiblemente en el mundo. »

« Por estos valores, quizás más que por los resultados, la Revolución cubana tiene que ser también respetada por sus enemigos y sirve de modelo por todos los pueblos que tienen todavía las ganas de alinearse contra un mundo globalizzato del imperialismo que, hoy más que ayer, está demostrando toda su arrogancia. »

"¡Larga vida a nuestro sueño... larga vida a la Revolución cubana!"

aldo@siporcuba.it

Por ello, cuando celebre junto a mis amigos cubanos este merecido triunfo revolucionario y el admirable hecho de que nuestra Revolución alcanza los 45 años, más joven y consolidada que nunca, mi pensamiento estará también en Italia, muy cerca de mis amigos Serena Bertolucci, Aldo Galvagno, Paolo Rosignolli, Gianfranco Ginestri, Michele Capuano, Marilissa Verti y tantos otros, que han hecho del oficio de la solidaridad su mejor manera de ser dignos.

También estará cerca de ese italiano maravilloso e incansable, Giustino Di Selmo, golpeado en lo más hondo de su corazón por la mano enemiga de Cuba, y quien lucha día tras día por la amistad entrañable entre nuestros dos pueblos y porque un día, tal vez no muy lejano, se haga verdadera justicia a su dolor y al dolor de todo nuestro pueblo.

Por ello, al culminar esta crónica de la amistad y la solidaridad, lamento haber usado en ella un breve espacio para aquellos que, como Berlusconi, Gianfranco Fini y sus amamantados y asalariados instrumentos de la Unione per la Libertá a Cuba, no saben nada de ellas, ni son capaces de representarlas verdaderamente.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres